Ser bueno ya NO
es suficiente